PALIMPSEST: explicación de los jeroglíficos de la nave espacial

PALIMPSEST: explicación de los jeroglíficos de la nave espacial

En Ancient Origins, creemos que uno de los campos de conocimiento más importantes que podemos perseguir como seres humanos son nuestros comienzos. Y aunque algunas personas pueden parecer satisfechas con la historia tal como está, nuestra opinión es que existen innumerables misterios, anomalías científicas y artefactos sorprendentes que aún no se han descubierto y explicado.

El objetivo de Ancient Origins es destacar los descubrimientos arqueológicos recientes, la investigación académica revisada por pares y la evidencia, así como ofrecer puntos de vista alternativos y explicaciones de la ciencia, la arqueología, la mitología, la religión y la historia en todo el mundo.

Somos el único sitio de arqueología pop que combina la investigación científica con perspectivas innovadoras.

Al reunir a los mejores expertos y autores, este sitio web de arqueología explora civilizaciones perdidas, examina escrituras sagradas, recorre lugares antiguos, investiga descubrimientos antiguos y cuestiona sucesos misteriosos. Nuestra comunidad abierta está dedicada a indagar en los orígenes de nuestra especie en el planeta tierra y cuestionar adónde nos llevarán los descubrimientos. Buscamos volver a contar la historia de nuestros comienzos.


¿Prueba de viaje en el tiempo? Acertijo de aviones y helicópteros encontrados en jeroglíficos egipcios

Enlace copiado

El "helicóptero" (arriba a la izquierda) y un "avión" (abajo a la derecha)

Cuando se suscriba, utilizaremos la información que proporcione para enviarle estos boletines. A veces, incluirán recomendaciones para otros boletines o servicios relacionados que ofrecemos. Nuestro Aviso de privacidad explica más sobre cómo usamos sus datos y sus derechos. Puede darse de baja en cualquier momento.

Se dice que los jeroglíficos de 3.000 años que se encuentran en el templo de Seti I en Abydos, Egipto, representan nada menos que un helicóptero, un avión y un avión futurista entre los insectos, símbolos y serpientes habituales.

Los escritos se han hecho conocidos como los "jeroglíficos de helicópteros" entre los círculos de pseudociencia y conspiración, y muchos partidarios de la teoría dicen que si la civilización antigua estaba poniendo helicópteros y naves espaciales modernas en sus obras de arte, entonces deben haberlos visto, o al menos imágenes de ellos.

Y para que eso haya sucedido, alguien del futuro debe haberlos recuperado.

Algunos incluso han llevado la teoría un paso más allá, introduciendo a los extraterrestres en la ecuación.

Un mito popular es que la "raza avanzada" que compró detalles de tecnología futurista a los egipcios, eran visitantes de un planeta muy avanzado y lejano, para compartir sus conocimientos con las comunidades primitivas de la Tierra.

La teoría de la conspiración de los antiguos alienígenas afirma que estos extraterrestres fueron los responsables del desarrollo de las pirámides, Stonehenge y otros monumentos de fama mundial.

Steve me era es un ufólogo que recorre el país dando charlas sobre las investigaciones que realiza.

Con una mayor parte del área visible, se pueden ver otras marcas, como insectos.

Artículos relacionados

En una conferencia de ovnis en Warminster, produjo los jeroglíficos de helicópteros para continuar el debate.

Señalando el helicóptero, dijo: "Mira, tiene lo que parece una pala de rotor y aquí está lo que parece un timón".

Volviéndose hacia el avión, agregó: "¿Y qué hay de esto? ¿Eso es un timón y esta el ala?

"No estoy diciendo que esto sea un helicóptero, pero vale la pena considerarlo. ¿Por qué pondrían estas imágenes y las hubieran visto?"

Pero parece que se han propuesto otras explicaciones además del viaje en el tiempo.

En primer lugar, los escépticos dicen que la falta de cualquier mención si tales aviones o visitantes que viajan en el tiempo en los escritos egipcios de un andy prácticamente lo descarta.

También señalan que los egipcios registraron la mayoría de los eventos y estaban tan orgullosos de sus logros que parece inconcebible que algo tan monumental como los visitantes del futuro no se haya registrado, aparte de crípticamente, en una sección escondida de jeroglíficos cerca de un techo.

Los dos nombres separados en heiroglyphs

Artículos relacionados

Mira, tiene lo que parece una pala de rotor y aquí está lo que parece un timón.

Steve Mera

También hay evidencia de que, si bien es cierto, las fotografías originales de los jeroglíficos en cuestión contienen estas formas, que las imágenes se han mejorado digitalmente para que parezcan más claras.

Pero otros escépticos han ido aún más lejos al refutar las afirmaciones.

Según el sitio web Rain is Cool, las misteriosas marcas son el resultado de un error todopoderoso.

El sitio web dice que los magos futuristas han sido creados accidentalmente por la superposición del nombre de un egipcio sobre el de otro.

Los egiptólogos dicen que las tallas superpuestas no eran una característica infrecuente, lo que conducía a un antiguo error tipográfico.

En un informe que analiza el misterio, el sitio web dijo: "Los faraones tenían cinco nombres.

"Cada nombre suele comenzar con pictogramas específicos".

Una vez superpuesto se puede ver como el helicóptero ha sido fabricado por componentes de cada nombre.


1 respuesta 1

En resumen, sí, esa es una forma correcta de escribir la palabra para Uraeus. - cuando iart tiene asociado el jeroglífico determinante de la cobra (como ha mostrado) significa Uraeus.

Sin embargo, si se escribe con otros determinantes, puede tener otros significados. Por ejemplo, si está asociado con el símbolo determinante de un edificio, puede significar "casa" o "morada" (generalmente de una deidad).

Ahora bien, es correcto que el jeroglífico iart está relacionado con el jeroglífico iar "ascender", sin embargo, este último se escribe con un determinante diferente:

Cuando se usa para referirse al acto real de ascender, a menudo se agrega un determinante adicional en forma de un par de piernas:

Wikipedia puede estar bien para buscar jeroglíficos, pero está limitada por su propia naturaleza. Hay algunos buenos diccionarios egipcios disponibles en línea. Un diccionario conciso de egipcio medio de Faulkner es probablemente uno de los mejores (¡pero no estoy seguro de cuán legítimas son las copias en línea!).

Un buen diccionario (gratuito) de egipcio medio de Paul Dickson está disponible en el sitio web Pyramid Texts Online.

Para responder a la actualizarEl Uraeus es en realidad un símbolo que representa a la diosa del Antiguo Egipto Wadjet (una de las deidades egipcias más antiguas, y a menudo descrita como la "protectora" del Bajo Egipto), que a menudo se representaba como una cobra. Por tanto, el nombre tiene la terminación femenina -t. En este caso, no hay final masculino.

Después de la unificación de Egipto, el Uraeus de Wadjet apareció junto al buitre de Nekhbet (que representa al Alto Egipto) en el tocado real para simbolizar el reino unificado.

Como acotación al margen, la mayoría de la gente está familiarizada con el dios egipcio. Amón, cuyo nombre imn significa 'el oculto [masculino]'. Sin embargo, muchos no se dan cuenta de que sus orígenes se encuentran en la Ogdóada de Hermópolis.

Los dioses del Ogdoad estaban emparejados, y Amun estaba emparejado con la diosa. Amunet, imn-t (nótese la terminación femenina) cuyo nombre significa 'el oculto [femenino]'. En ese ejemplo, hay versiones masculinas y femeninas del nombre, que se distinguen por la -t para el nombre femenino.

Las otras parejas de dios-diosa hombre-mujer en el Ogdoad eran:

¡Puede que empieces a ver un patrón! Sin embargo, este emparejamiento no ocurre en ningún otro lugar, por lo que si no hay un equivalente femenino del dios, no esperaría encontrar una versión del nombre que termine en -t. De manera similar (como en el caso de Uraeus), si no hay un equivalente masculino, esperaríamos encontrar solo la versión del nombre que termina en -t.


The Chicago School of Media Theorizing Media Theorizing desde 2003

Un palimpsesto es "un pergamino u otra superficie de escritura en la que el texto original ha sido borrado o parcialmente borrado, y luego sobreescrito por otro, un manuscrito en el que la escritura posterior se ha superpuesto a la escritura anterior (borrada)". En otras palabras, un palimpsesto es un "registro de varias capas". En la Edad Media, estos pergaminos se creaban a partir de vitela, que luego se reciclaba debido a la escasez. Se utilizaron agentes químicos en el proceso de reciclaje para borrar el texto existente; posteriormente, el nuevo texto se superpuso a la hoja limpia. Sin embargo, con el tiempo reaparecieron las huellas de la escritura antigua, lo que dio lugar a la creación de un palimpsesto. Los palimpsestos son, por tanto, el producto de una superposición de textos durante un período de tiempo.
En su ensayo de 1845 titulado "El palimpsesto", Thomas De Quincey se refiere a la estructura como un fenómeno "involucionado" en el que textos que de otro modo no estarían relacionados se entrelazan, compiten e infiltran entre sí. Como señala Dillon, esta idea, junto con el apareamiento de la palabra con un artículo definido por primera vez, transformó el palimpsesto en una entidad figurativa, investida de un valor metafórico que se extendía más allá de su condición de objeto paleográfico. La naturaleza del palimpsesto es doble: conserva la distinción de los textos individuales, al tiempo que expone la contaminación de uno por otro. Por tanto, aunque el proceso de estratificación que crea un palimpsesto nació de la necesidad de borrar y destruir textos anteriores, el resurgimiento de esos textos destruidos genera una estructura que privilegia la heterogeneidad y la diversidad.
Si bien el palimpsesto no busca iluminar la relación entre un texto y su contexto, existe una relación constructiva que podría trazarse entre el concepto de palimpsesto y el de intertextualidad. Kristeva describe el texto como una "permutación de textos, una intertextualidad", y al hacerlo apunta a la idea de que "en el espacio de un texto dado, varios enunciados, tomados de otros textos, se cruzan y neutralizan". Dicho de otra manera, un texto no se compone meramente de otros textos, sino de "enunciados", un producto de "la violencia productiva de la participación, enredo, interrupción e inhibición de disciplinas [y textos] en y sobre otros". Esta noción de "violencia productiva" refleja tanto la naturaleza destructiva como la acomodaticia del palimpsesto.
Dillon desarrolla el concepto de intertextualidad de Kristeva como una interpenetración de enunciados o como un "mosaico" de textos al desarrollar sus construcciones del fenotexto y el genotexto. Ella cita el resumen de Christopher M. Johnson de los conceptos de Kristeva: “El fenotexto es el fenómeno superficial de un texto presente ante nosotros, mientras que el genotexto es la operación que engendra el fenotexto, es la causa de su génesis”. Estos conceptos proporcionan un análogo interesante al palimpsesto, ya que las capas de escritura que fueron destruidas forman el genotexto, y la escritura más reciente es el fenotexto. Johnson afirma que el fenotexto debe llevar rastros del genotexto, “las entidades virtuales que no se han realizado en su lugar, pero que podría haber sido. " Estos rastros o expresiones del genotexto que invaden el fenotexto son recordatorios de la naturaleza destructiva del palimpsesto. Sin embargo, en una nota más productiva, el fenotexto, un texto por lo demás singular, es interrumpido por la multiplicidad palimpsesto del genotexto, engendrando una proliferación de significado, cada uno formando una capa o plano distinto en la estructura más amplia de la vitela.
La multiplicidad que emerge del palimpsesto, a través de la intersección de fenotexto y genotexto, produce una sensación de ambivalencia, ya que el fenotexto nunca es tan seguro o fijo como quiere ser, y el genotexto causa constantes deslizamiento. Por tanto, el texto se construye alrededor de varios "nodos" de significado, pero carece de un "núcleo" fundamental o definido. La descripción de Roland Barthes de la naturaleza resbaladiza de una "textualidad ideal" coincide con la del palimpsesto:

En este texto ideal las redes son muchas e interactúan, sin que ninguna de ellas pueda superar al resto este texto es una galaxia de significantes, no una estructura de significados no tiene comienzo es reversible accedemos a él por varios entradas, ninguna de las cuales puede ser declarada autoritariamente como la principal los códigos que moviliza se extienden hasta donde alcanza la vista, son indeterminables [& # 8230] los sistemas de significado pueden apoderarse de este texto absolutamente plural, pero su número nunca se cierra, ya que se basa en la infinidad del lenguaje.

Esta visión multifacética y diversa que proyecta el palimpsesto, a pesar de ser producto de un intento de destrucción y borrado, exige una revisión de los sistemas conceptuales basados ​​en las nociones de fijeza, linealidad, centro y jerarquía. Nos impulsa a reemplazar estos sistemas con nuevos cimientos que privilegien las concepciones de “multilinealidad, nodos, enlaces y redes”.
Los palimpsestos también tienden a tener manifestaciones visuales. La ciudad de Angkor en Camboya, por ejemplo, es un palimpsesto arqueológico, el resultado de “los restos acumulados de múltiples procesos [civilizaciones] pasados”. Los palimpsestos arqueológicos surgen de la reutilización y reciclaje de monumentos a lo largo del tiempo debido al cambio de ideologías. El Angkor Wat fue construido durante el imperio Khmer a principios del siglo XII d.C., como un templo dedicado al dios hindú Vishnu. Sin embargo, hacia finales del mismo siglo, el budismo ganó prominencia y Angkor se convirtió en un centro de culto budista. Los nuevos monumentos que se erigieron presentaban a Buda y tenían fuertes influencias budistas, mientras que algunos de los antiguos se convirtieron sutilmente en santuarios budistas, con fuertes influencias hindúes retenidas.
Por tanto, Angkor Wat es un ejemplo de lo que los arqueólogos denominan "palimpsestos acumulativos". “Un palimpsesto acumulativo es aquel en el que los sucesivos episodios de deposición, o capas de actividad, permanecen superpuestos uno sobre otro sin pérdida de evidencia, pero se reelaboran y mezclan de tal manera que es difícil o imposible separarlos en sus constituyentes originales ". En otras palabras, en lugar de proporcionar una narrativa de origen o evolución, estos palimpsestos trazan las inscripciones y borrados de diferentes culturas, que a su vez compiten y luchan entre sí. Estas ideas apuntan a la afirmación de Foucault de que lo que la genealogía encuentra “al principio de las cosas no es la identidad inviolable de sus orígenes, es la disensión de otras cosas. Es disparidad ". Por lo tanto, mientras el palimpsesto arqueológico acumulativo, en la superficie intenta presentar una mezcla de culturas multi-temporal y utópica, un intento de desentrañar el palimpsesto revela sus impulsos violentos y disruptivos.
Internet, en su obsesión por la actualidad, se proyecta como un palimpsesto virtual. Al igual que las páginas web, los pergaminos de vitela se actualizan constantemente para reflejar las tendencias, prácticas y preocupaciones actuales. Aunque muchos elementos de estructura y contenido permanecen sin cambios, Internet todavía hace hincapié en la inmediatez o en la actualidad. En consecuencia, las páginas antiguas sobre las que se ha escrito se pueden archivar, en el mejor de los casos. Las páginas web también están cargadas de hipertexto o hipervínculos que atribuyen una sensación de multilinealidad, característica del palimpsesto, a nuestra experiencia visual. En una sola página web, no es raro encontrar varios hipervínculos que compiten entre sí, al igual que los textos en un pergamino de vitela. Además, los constantes deslizamientos que se producen a medida que el espectador navega por estos hipervínculos se asemejan a la ambivalencia engendrada por el palimpsesto.
El palimpsesto también se compara a menudo con el cerebro humano y la memoria. El bloc de notas místico de Freud es una metáfora del palimpsesto y del funcionamiento de la memoria. El bloc de notas místico para Freud consiste en una capa de cera que se encuentra debajo de una hoja de papel encerado y una hoja de celuloide transparente. Cuando se escribe sobre la hoja de celuloide, aparecen rastros de la escritura en el papel encerado, pero cuando el papel se desprende de la capa de cera, los rastros desaparecen, dejando el bloc de notas en blanco. No obstante, las huellas de la escritura permanecen en la capa de cera. Por tanto, el panel de escritura realiza la doble función del palimpsesto: acepta nueva información en un extremo y produce rastros permanentes de memoria en el otro. Thomas de Quincey también escribe sobre el cerebro humano en una línea similar:

¿Qué más que un palimpsesto natural y poderoso es el cerebro humano? [& # 8230] Capas eternas de ideas, imágenes y sentimientos han caído sobre tu cerebro suavemente como la luz. Cada sucesión ha parecido enterrar todo lo que sucedió antes. Y, sin embargo, en realidad ninguno se ha extinguido. [& # 8230] No están muertos pero durmiendo [& # 8230] no hay pasión o enfermedad que pueda quemar estos impulsos inmortales.

Al comparar el palimpsesto con la memoria humana, De Quincey enfatiza su propensión a preservar sobre su intención de destruir. El palimpsesto, por tanto, presenta una posibilidad utópica de conservación eterna.
Sarah Dillon afirma que esta "fantasía" del palimpsesto de la mente da como resultado una "espectralización del yo" que conduce inevitablemente a una "espectralización de la temporalidad". Señala además que el palimpsesto representa lo que Derrida describe como una "no contemporaneidad consigo mismo del presente vivo": el presente que proyecta el palimpsesto, se construye por la presencia involuntaria de textos del pasado y la posibilidad de la inscripción del futuro. textos. Por lo tanto, el palimpsesto "evidencia la espectralidad de cualquier momento presente que ya contiene con él (elementos de) 'pasado', 'presente' y 'futuro'".
La aparición del sujeto espectralizado y desunido refleja la naturaleza rebelde y rebelde del palimpsesto, que finalmente conduce a un descenso al reino utópico del carnaval. El carnaval por su propensión a sumergir la certeza en la ambivalencia se apoya en la máscara, que posibilita identidades fluidas. Sin embargo, es importante reconocer que así como el carnaval siempre debe dar paso al orden, y todas las máscaras eventualmente se descartan, el palimpsesto, debido a su inherente naturaleza rebelde, también dará paso a una estructura que privilegia una heterogeneidad ordenada. Si bien esta nueva estructura podría percibirse como un alejamiento favorable del caos del palimpsesto, ciertamente carecería del encanto de su antecesor, que por su fluidez refrenda los ensueños del carnaval y su desorden.

Trabajos citados
Bailey, Geoff. "Perspectivas del tiempo, palimpsestos y arqueología del tiempo". Revista de arqueología antropológica 26: 2 (junio de 2007): 198-223

Barthes, Roland. S / Z. Nueva York: Macmillan, 1974

Dillon, Sarah. El palimpsesto: literatura, crítica, teoría. Continuum, 2007

Dillon, Sarah. “Reinscribiendo el palimpsesto de De Quincey & # 8217: la importancia del palimpsesto en los estudios literarios y culturales contemporáneos”. Práctica textual 19.3 (otoño de 2005): 243-263

Kristeva, Julia. Roudiez, Leon S. Deseo en el lenguaje: un enfoque semiótico de la literatura y el arte. Nueva York: Columbia University Press, 1980.

Landow, George P. Hipertexto 3.0: teoría crítica y nuevos medios en una era de globalización. Baltimore: Prensa de la Universidad Johns Hopkins, 2006.

Lucas, Gavin. La arqueología del tiempo. Prensa de psicología, 2005

"Palimpsesto, ny adj." Diccionario de ingles Oxford

Tygstrup, Frederik. Ekman, Ulrik. Testigo: memoria, representación y los medios en cuestión. Prensa del Museo Tusculanum, 2008


¿Tecnología de otro mundo? El templo de Seti I y las máquinas voladoras del antiguo Egipto

Como participante en el Programa de Asociados de Amazon Services LLC, este sitio puede ganar con compras que califiquen. También podemos ganar comisiones por compras en otros sitios web minoristas.

El antiguo Egipto contiene innumerables misterios, de hecho, me encanta llamarlo la tierra del faraón y los misterios. En pocas palabras, muchos de los enigmas presentes en Egipto no parecen tener una explicación clara. Al menos los estudiosos de la corriente principal son incapaces de aclarar algunas de las curiosidades que rodean a la antigua civilización egipcia.

Un claro ejemplo es la construcción de las Pirámides o la Esfinge de Giza.

Sin embargo, igualmente desconcertante es el lenguaje escrito de los antiguos egipcios.

De hecho, los jeroglíficos egipcios solo comenzaron a descifrarse después del descubrimiento de la piedra Rosetta, pero continúan siendo una fuente constante de asombro para los arqueólogos.

Para encontrar asombrosos jeroglíficos egipcios antiguos solo tenemos que viajar al templo de Seti I en Abydos, donde podemos encontrar extrañas tallas de lo que parece ser un helicóptero (entre otras cosas) presente en una losa dentro del templo.

Los misteriosos jeroglíficos se pueden observar en la sala hipóstila del templo de Seti I en Abydos. Tallados en la losa, se dice que los extraños jeroglíficos representan claramente la figura de un helicóptero, un avión, un submarino y una especie de platillo volante o zepelín.

Pero, ¿es posible que los antiguos egipcios supieran de este tipo de vehículos hace miles de años? Quizás algunos de ellos visitaron el antiguo Egipto en un pasado lejano. Los estudiosos de la corriente principal dicen NO y apuntan hacia el palimpsesto.

Los expertos explican los curiosos símbolos de la siguiente manera:

Los glifos originales que datan del reinado de Seti I fueron "borrados" y reemplazados por un nuevo conjunto de jeroglíficos tallados durante el reinado de Ramsés II que resultaron ser estas figuras de aspecto extraño que, según los investigadores, se asemejan accidentalmente a las máquinas modernas. .

Tenga en cuenta que esta teoría no ha sido aceptada por todos los arqueólogos por igual.

Con el tiempo, la losa donde estaban tallados los jeroglíficos se erosionó dando como resultado los curiosos símbolos que vemos hoy que se asemejan a helicópteros, un avión, un submarino y una especie de platillo volante gracias a Pareidolia.

Con las imágenes resultantes del palimpsesto nuestra mente ve objetos que puede reconocer, pero incongruentes con el tiempo. Los expertos también agregan que las imágenes mostradas por los medios a menudo se retocan para mostrar con precisión una similitud con los vehículos modernos.

En esta imagen, puede ver lo que los eruditos creen que sucedió con los jeroglíficos.

Y aunque los egiptólogos pueden tener razón cuando se trata de palimplest, sin decir que lo sean o no, es curioso que todos los objetos que "vemos" sean en realidad vehículos voladores.

Algunos creen que los curiosos jeroglíficos del templo de Abydos son una de las mejores pruebas de que las civilizaciones antiguas, en este caso la antigua civilización egipcia, fueron testigos de una tecnología extremadamente avanzada hace miles de años, que puede haberse originado en otro lugar.

¿Qué piensas? ¿Apoya la historia que ofrecen los egiptólogos y arqueólogos o cree que estos curiosos jeroglíficos cuentan una historia que la sociedad moderna aún no está preparada para escuchar?


Desde tapices hasta burbujas de mensajes de texto

Hace más de siglo y medio, los recién casados ​​Nathaniel y Sophia Hawthorne se escribieron un mensaje de amor en la ventana de su cabaña con el anillo de diamantes de Sophia. "Los accidentes del hombre son los propósitos de Dios", grabaron en el panel. "3 de abril de 1843. A la luz dorada". Esos eran los días, escribe Matthew Battles en su nuevo libro, Palimpsesto: una historia del mundo escrito, cuando “la escritura saltó más allá de la página”, cuando las letras fueron “talladas en madera o perforadas y cinceladas en plata, bordadas en tapices y bordados, forjadas en hierro y trabajadas en pinturas, un mundo en el que las palabras [eran] cosas”.

Residencia en PalimpsestoEn el subtítulo, es razonable esperar que el libro cuente cómo se decodificaron los jeroglíficos egipcios, o quién creó el primer alfabeto y por qué, o la historia de los signos de puntuación. Pero Battles, que investiga la relación entre la tecnología y las humanidades en la Universidad de Harvard, no se preocupa por destacar los puntos tradicionales de la historia de los sistemas de escritura. En cambio, este libro es la historia de algo más abstracto: de nuestra relación con la escritura.

PalimpsestoLa cronología es lineal, pero consiste en una serie de historias sobre la escritura, en su mayoría menos conocidas. Aprendemos sobre la invención de la escritura china, la fascinación de Ezra Pound por las complejidades de la palabra escrita y la relación ambivalente de Jesús con ella. Hay un análisis del código de computadora como "escritura que escribe", en el sentido de que es un tipo de escritura que a menudo sirve para generar más escritura. Estamos en compañía de un hombre de letras que comparte una visión artística, más que histórica, de lo que significa capturar el lenguaje en la página en símbolos.

La perspectiva artística de Battles, de hecho, arroja una interpretación histórica bastante excéntrica, que depende de una cierta confusión sobre lo que realmente es la escritura. Su visión de las sociedades occidentales del siglo XIX es una en la que el lugar de la escritura era "colectivo, aforístico y descriptivo en lugar de individualista, lírico y centrado en la voz". Parejas como los Hawthorne estaban grabando sus sentimientos en los vidrios de las ventanas. Los grafitis de cada segundo muro proclamaban los sentimientos de la gente común. Una de las ocasiones conmemoradas con mensajes bordados, los edificios públicos estaban decorados con inscripciones sonoras. Sostiene que, después de este período, la escritura fue tristemente acorralada en “la página privada y el espacio comercial”, con la idea de que hoy escribimos principalmente en espacios contenidos como la página, ya sea física o digital, y que mientras pueden sentirse rodeados en espacios públicos por escritos como vallas publicitarias y letreros, la mayor parte de esto es en forma de publicidad.

Pero, ¿es el lugar de la escritura en nuestro mundo realmente diferente de su lugar en Charles Dickens de la forma exacta en que Battles cree que era? Hoy en día, muchas personas modernas caminan "escribiendo" todo el día a través de tweets, claramente no se limitan a páginas privadas y anuncios. Battles incluso en un momento elogia a Facebook como un equivalente moderno de las paredes en las que los residentes de Pompeya garabateaban sus bromas y tonterías. Pero seguramente no clasificaríamos a Facebook como un espacio "comercial" por un tecnicismo, en comparación con esos muros en Italia. Gran parte de la escritura "colectiva, aforística" que Battles describe hoy se denominaría tweets y publicaciones.

También es excéntrica la idea de Battles, relacionada con su creencia de que la escritura desempeñó un papel más vivo en las vidas humanas en el pasado que ahora, de que la escritura suele estar más "viva" que el habla. Battles analiza la conocida ironía de que Platón desconfiaba de la escritura por amenazar con debilitar la memoria y que Rousseau creía que la escritura domesticaba la naturaleza cálida y empática del habla en una fría reglamentación.

Pero Battles sostiene que la diferencia entre la humanidad antes y después de la escritura ha sido exagerada. Para él, en la medida en que Platón y Rousseau tenían razón, estaban identificando que la escritura no puede ser más que una de las muchas manifestaciones de poder, es decir. privar a las personas de un compromiso activo con las ideas almacenando información en la página (Platón) o reprimiendo las pasiones humanas básicas (Rousseau). Sin embargo, la escritura es solo una de las muchas posibles manifestaciones de poder, y los humanos prealfabetizados obviamente estaban bastante familiarizados con los demás. Entonces, cree que el pasado no era tan diferente al presente. Y el presente tampoco es tan diferente del pasado: “Lo que es esencialmente salvaje en la especie humana”, escribe Battles, “puede expresarse tan bien por escrito como en la caza, el sueño o la migración. No hay un salvajismo noble por el que suspirar atávicamente, como tampoco hay un salvajismo innoble del que escapamos ".

Por lo tanto, para Battles, escribir es menos una domesticación del habla que una reorganización de las sillas de la cubierta: la escritura hace todo lo que solía hacer el habla. Si la escritura puede usarse para gobernar y regir, entonces debemos recordar que la Revolución Neolítica sucedió sin escritura. Y de la misma manera, la escritura puede ser la misma alegría y comunión de corazón a corazón que el habla: "De modo que la gran cadena de la evolución alfabética se derrumba en una confusión de caracteres, glifos y símbolos que se mezclan en formas amistosas, familiares e incluso eróticas". entusiasmos de significado hablado ".

Buena idea, pero resulta complicado de aplicar. Sobre los caprichos narrativos y las contradicciones de la Biblia, Battles propone que estos constituyen "una comunidad de signos que interactúan en un flujo combinatorio incesante, presagiando futuros posibles, barajando pasados ​​útiles, rimando esperanza con historia". Eso está muy bien expresado, pero filológicamente aproximado, si la Biblia se entiende aquí como un verdadero ejemplo de escritura. La Biblia es un texto de base oral, compuesto de lo que comenzó como narraciones que variaban en su narración según el narrador, la región y la época, como ocurre con toda narrativa oral. La razón por la que Génesis contiene dos historias de creación diferentes y el suegro de Moisés se presenta con tres nombres diferentes no es un "flujo combinatorio" en un sentido que califique como artístico, incluso en el sentido común, o "literario". La Biblia simplemente consiste en una narración oral que pasó a ser escrita en un momento determinado por personas que no estaban familiarizadas con la mentalidad lineal y rígidamente empírica que luego fue creada por las rigurosidades de formal escribiendo.


Los 10 jeroglíficos extraterrestres del antiguo Egipto prueba de la vida de los extraterrestres

¿Estamos solos en todo el universo? Obtendría diferentes respuestas a esta pregunta de diferentes personas. No importa lo que los escépticos o los detractores tengan que decir, pero casi no hay duda de que la vida extraterrestre existe y ha estado visitando nuestro planeta desde la antigüedad. Un estudio sobre los antiguos jeroglíficos egipcios confirmaría esto aún más. Aquí hay algunas de las mejores pruebas jeroglíficas que apuntan hacia la existencia de vida extraterrestre.

(1) El Templo de Seti I en Abydos tiene un panel jeroglífico que lleva símbolos que se asemejan al helicóptero, la nave espacial y los aviones de combate. Estos paneles jeroglíficos se hicieron hace entre tres y cinco mil años, cuando el hombre no tenía ni idea de estos vehículos modernos.

(2) Se ve a una mujer egipcia sentada con un ser de aspecto alienígena en su regazo en uno de los paneles jeroglíficos que se ha recuperado. Las estructuras humanas se pueden distinguir fácilmente en otros jeroglíficos, por lo que es obvio que el ser en cuestión ciertamente no es humano, sino un extraterrestre.

(3) Muchos jeroglíficos contienen imágenes de humanos con cráneos extra alargados. Como se supone que el cráneo humano naturalmente no es tan largo, los entusiastas de los extraterrestres creen que los antiguos egipcios probaron cuerdas en los cráneos de sus bebés para hacer que el cráneo pareciera alargado. Esta fue una medida para emular las apariencias de los extraterrestres, es lo que se cree ampliamente.

(4) Un platillo volante se ve en uno de los paneles jeroglíficos que se encuentran en las paredes de los monumentos del antiguo Egipto. La forma y estructura del supuesto platillo volante es tan precisa que alguien podría pensar que los antiguos egipcios se habían referido a una película de ciencia ficción para dibujar eso. Sin embargo, esto demuestra que los antiguos egipcios se encontraron con naves espaciales extraterrestres y es por eso que estos objetos han encontrado su lugar en los diferentes trabajos de los jeroglíficos.

(5) Misteriosas criaturas de aspecto alienígena se encuentran en muchos paneles jeroglíficos en todo Egipto. Estos seres tienen grandes ojos negros y parecen humanoides, pero ciertamente están lejos de ser humanos.

(6) Hay otro jeroglífico que se encuentra en el Templo de los Faraones donde se encuentra un extraterrestre que se asemeja exactamente a los hombrecitos grises sobre los que seguimos leyendo en los diversos cuentos de encuentros extraterrestres.

(7) Otra obra de arte jeroglífico representa un objeto volador que emite unos rayos apuntando hacia un animal. Este jeroglífico es una evidencia concreta de que no solo existen los extraterrestres, sino que también han estado secuestrando animales y humanos desde la antigüedad.

(8) La representación jeroglífica de la bombilla antigua hace evidente que los antiguos egipcios habían desarrollado la tecnología de cómo generar electricidad y trabajar con bombilla eléctrica. El jeroglífico en el complejo de Dendera muestra que con el apoyo de algún apoyo extraterrestre súper inteligente, los antiguos egipcios habían creado tales objetos.

(9) La extraña apariencia de los diversos dioses egipcios que se ven en los antiguos jeroglíficos egipcios ciertamente señala que estos dioses eran sobrenaturales y eran visitantes extraterrestres. Sphinx, Anubis, etc. son ejemplos de seres que se cree que son extraterrestres en realidad.

(10) Varios paneles jeroglíficos contienen imágenes de humanos interactuando con seres a los que no les gustan los humanos. Estos seres se caracterizan principalmente por cráneos grandes y ojos grandes y se parecen más a esos hombres verdes que podrías ver en las películas de ciencia ficción de estos días.


Prueba de extraterrestres en jeroglíficos egipcios antiguos, reliquias ocultas en el Museo Rockefeller

While the US government and its military industrial cutouts continue to drip-drip-drip the faucet of partial disclosure, we have evidence dating back to ancient Egypt and one of the most revered religious temples in the land pointing to an absolute existence of UFOs, and likely alien encounters by prehistoric people.

The Temple of Seti was built in Abydos, Egypt, thought to be a sacred landscape. There are a number of temples built in this area, but one of them stands out due to its unusual hieroglyphics.

On a panel that was carved more than 5,000 years ago, there are clear depictions of a helicopter, a spaceship, and fighter planes. This was in a time when man was thought to be ignorant of all aviation dynamics.

Though some skeptics claim these images were chipped out of the stone, and added at a later date, this practice would be highly unusual since most hieroglyphic panels were usually carved out of one large piece of stone and then put in place.

There are also no indications of the panel beielongated-skulls-copyng modified.

In yet another panel, Egyptian women with elongated skulls hold small child-like people in their laps that look nothing like humans, but instead resemble aliens, and statues of these elongated skull-people abound throughout the region.

The Sphinx of Anibus looks to be an alien creature all its own.

And if that weren’t enough alien-egypt-copyevidence alone, yet another hieroglyph in the Temple of the Pharaohs depicts what looks like a grey alien with large eyes and a small body.

These archeological findings and other proof of aliens have been kept secret by the Rockefeller family, just like the true remains found at the Roswell crash.

A video released by the website Paranormal Crucible shows an ancient Egyptian sculptural artifact originally found in the “Giza complex,” that was then thought to be taken away from Petrie’s Jerusalem home by representatives of the Rockefeller Archaeological Museum shortly after they were found.

Among the findings at the museum were what appear to be mummified alien creatures and additional artifacts like a disc-shaped technological device, along with a carving of a huge alien head surrounded by symbols and glyphs which would allude to aliens living among the ancient Egyptians.

What else were the Rockefellers trying to hide?

The Book of Enoch translated by R.H. Charles depicts an alien race of 200 non-humans that landed on the earth prior to our megalithic age. Enoch was supposedly the great-grandfather of Noah. The book was written in in the Ge’ez language, with Aramaic fragments from the Dead Sea Scrolls and a few Greek and Latin fragments, so although some of it could have been translated erroneously, it depicts ‘Enoch the Seventh from Adam’ as being a hybrid alien/human.

Though scholars believe this book was pieced together over many centuries, it speaks of ‘the children of the angels,’ that ‘are not like us.’ Many believe these are the fallen angels that now try to rule this planet.

Technologies like CERN are even thought to be ancient alien technology developed by modern-day illuminati bloodlines.

Much like the hieroglyphs of ancient Egypt that portray advanced tech for the time, such as a workalien-hieroglyph-1-copying light bulb, and aviation, the ‘common’ man of our age may be wholly unaware of what these technologies are truly meant for and capable of.

With these numerous artifacts pointing to alien involvement with our civilization, would it be so difficult to believe the testimony of people like William Tompkins, a former US Navy employee, who says that the RAND corporation is participating in a secret alien proxy war?

RAND corporation has allegedly developed anti-gravity craft that can travel space and time, and Nikola Tesla was said to have cracked that code many years ago. Tesla publicly claimed he was in touch with aliens before he died.

Just like the book of Enoch, Aldous Huxley provides a great deal of information about the Illuminati’s real aims for mankind – destroying the old world and recreating society in their image. A 1961 interview with Huxley explains this clearly.

Some attest along with Huxley that, just as in ancient Egypt, a Pharonic Cult imitating real scientists are attempting to punch holes into other dimensions and bring forth their Osiris. They want to bridge the “stargates”. CERN is simply an occult application of science for the Illuminati elite. What other technologies this bloodline has kept from us, are yet to be revealed.


Fascinating backstory

The Dresden Codex is a gorgeous Mayan text of 39 double-sided pages with a murky and fascinating backstory. The document somehow made it out of the Yucatan Peninsula and into the Royal Library in Dresden, Germany by the 1730s, according to the Foundation for the Advancement of Mesoamerican Studies. Then, in the late 1800s, Ernst Förstemann, a German mathematician with no background in Mayan history or culture, came upon a table of Mayan numerals on page 24 of the codex. Förstemann deduced that the table contained measurements pertaining to Venus, even though no one at the time could decipher Mayan hieroglyphics.

Then, in the 1920s, chemical engineer John Teeple looked more carefully at the numbers and realized that the Maya were using a sophisticated technique to correct for the shift in their calendar caused by the irregular cycle of Venus, Aldana said. Many scholars assumed that these corrections were done by using numerological techniques, for instance by inventing a past Venus event and then predicting future ones by calculating from that fictional anchor event. [See Photos of Mayan Calendar Carvings]

But few had taken a careful look at the text that surrounds the table. (That was in part because Mayan hieroglyphics were not deciphered until well into the 20th century, when much of the early scholarship had already taken place, Aldana said.)


Recursos

Rex Gilroy has a wonderful website called Mysterious Australia, where you can read everything about the Yowie and other esoteric topics. There's a transcript of a lovely interview of Rex for the Australian Story program by the ABC, as well as excerpts of Rex's latest research about the times when the Egyptians lived East of the Pacific Highway.

The Humanist Society of New South Wales has a home on the world wide web. I haven't attended the Open Forum in years, but I've noticed that the site has the schedule of talks.

If you'd like to get an idea of the new age story on the glyphs, this article is delightfully idiotic. Your chakras will open, you'll tune in with some blissful energy, you'll feel connected to the source. This article isn't bad either.

You can then read an archeological report on the Gosford glyphs by David Coltheart in the Archaeological Diggings review, but that might break the magic. For more background information, you may want to read the article in the Woy Woy files, which discusses the history of the glyphs, as well as the "epidemic" of Egyptian-style engravings that ran through Australia in the early twentieth century.